25.11.07

Breves

-Las dos antologías de Robert Bloch editadas por la nunca suficientemente alabada editorial Valdemar son una delicia. A Bloch se le recuerda principal y casi únicamente por ser el autor de la novela Psicosis, en la que Hitchcock se basó para rodar su clásico. En realidad parece que no le gustó mucho la novela, pero "Creo que lo único que me gustó y me decidió a hacer la película fue la instantaneidad del asesinato en la ducha; es algo completamente inesperado y, por ello, me sentí interesado". Desde luego, esta escena

es un muy buen motivo para que te recuerden, pero no deja de ser injusto que relatos como los que hay en "El que abre el camino" y "Dulces sueños..." no sean más reconocidos. Al fin y al cabo, este hombre mató a Lovecraft y pudo con el ego de Harlan Ellison... pero eso ya os lo cuento otro día (pronto, el post está en borrador y listo para ser rematado)

-Cambio en el curro: Fuera de la oficina y "Back on the streets", lo que le vendrá de muerte al proyecto de Auggie pero fatal para mi tiempo de lectura(sí, amigos, soy de los que leen en el curro). Seis horas sentado sin hacer nada dan para leer mucho. Y para jugar a la DS, claro...

-Música: Llevo un par de semanas enganchado al The Black and White Album de The Hives.

Pocas veces me he alegrado tanto de equivocarme como con esta banda. Cuando estaban preparando su anterior disco, el colosal Tyranosaurus Hives, no paraban de repetir que buscaban un sonido mezcla de Kraftwerk y The Stooges, y eso es algo muy difícil de tomar en serio. Pero salió el disco y me cerraron la boca de golpe: Realmente existe ese punto en común, y es posible engarzar las mecánicas músicas en bucle de los primeros con la intensidad animal de los segundos. Además, tienen tantísima clase los cabrones...

- No sé qué pensar sobre Pushing Daisies. Llevo vistos media docena de episodios y me siento incapaz de decir si está bien o no. Parece más de Tim Burton que si la hubiera hecho Tim Burton, y eso es bueno y malo a la vez. Hay escenas de animación y momentos en que el musical colisiona con la realidad. A ratos parece un cuento de hadas, pero otras es más un cómic enloquecido. Lo único claro es que es una excentricidad. Y que me tiene medio hipnotizado.

-Todo aquel a quien le haya hecho un mínimo de gracia el asunto del Canal Odio debería pasarse por Mad world, porque parece que el tema va a tener consecuencias. Forfy fue quien plantó la semilla que Kalimero convirtió en meme, y ahora nos presenta Hatesnstein, la semana del odio. No sé en qué consistirá, pero no me digáis que no es un concepto bello... Por lo que pueda ser, yo ya he terminado de afilar el machete.

28 comentarios:

Dani dijo...

Tengo que reconocer que de PD sólo he visto 2 episodios pero creo que me gusta. Me pasa un poco como a ti, que me produce sentimientos encontrados, pero ese aura de positivismo y de cuento de hadas con la muerte de fondo, esa historia de amor platónico, ese narrador... Bueno, el narrador no sé si acabara cansando, por ahora no me molesta, aunque es demasiado omnisciente.

Un saludo.

Lucía dijo...

Pushing Daisies eh?? Me la apunto, no me suena de nada ...

kuroi yume dijo...

No sé si decirle enohorabuena por lo del curro, pero le deso que sea para bien!

Juanma Sincriterio dijo...

Dani: Con el narrador me ha ocurrido algo curioso en los últimos capítulos que he visto: Me ha recordado poderósamente a las cajetillas de textos de apoyo de un cómic. De hecho, la serie cada vez me parece más "comiquera", y no sé exactamente por qué... Si la sigues viendo ya contarás qué te parece.

Un gustazo verte por aquí, Dani. Saludos!

Lucía: Apuntala, me da que no te va a disgustar. Eso sí, ten en cuenta que es una marcianada de cuidado, hay personajes que de repente se ponen a cantar, escenas protagonizadas por muñecos de plastilina animados...

Kuroi Yume: Jeje, la enhorabuena está bien. El nivel de estress se ha reducido drásticamente, y es bastante entretenido ir regando las calles, la verdad...

rusoazul dijo...

que bloch era (y es) un genio injustamente olvidado y que el asunto de los cuchillos le llamaba la atención es un hecho, puesto que ya trata el tema en una historia que escribió en 1943 con 26 añitos:

yours truly, jack the ripper

que se tradujo al español como:

atentamente suyo, jack el destripador

jejeje, aprovechando tu buena predisposición (además me lo debes por el partagás), voy a hacer un poquito de spam:

http://laliteraturadelofantastico.blogspot.com/search/label/Robert%20Bloch

Mmmm ... con respecto a Harlan Ellison, jajajaja, espero que le pongas muy bien el post porque es un ególatra. Más de un internauta norteamericano ha sufrido su ira y le ha metido un paquete en los tribunales por difamación o por pirateo de su material.

Aunque .... ahora que lo pienso, esa sería la venganza perfecta por el puro .... dar el chivatazo!

Mwwhaaaaaaaa

Juanma Sincriterio dijo...

Ese relato en concreto es de mis favoritos de todos los tiempos, y más que los cuchillos lo que a Bloch realmente le ponía era la violencia en sí. Y Ellison recibirá algo, pero no tanto como se merece. Si eso otro día nos liamos a palos con él, jeje...

Saludetes!

P.d. Dichosa impaciencia, ese mismo link ya estaba debídamente implementado en el post, jeje.

Higronauta dijo...

Usted lo ha dicho: Valdemar nunca suficientemente abalada. Lástima que la colección Gótica sea un poco onerosa para los bolsillos, que si no... Tomo nota de Bloch, que desconocía (aunque habiendo sido publicado por la editorial de marras, hubiera acabado cayendo de todas formas).

rusoazul dijo...

pues disculpa y no es por hacer el último comentario .... debe de ser el dulce nectar de rioja que consumo todos los días, pero no he visto el susodicho link por ningún lado ...

por eso me permití el hacer la publicidad ....

por cierto, he pillado dos rarísimos relatos de Harlan:

Un cuchillo sin filo
El héroe es único

si te portas bien, igual los subo próximamente ...

BUDOKAN dijo...

Gracias por las noticas que nos acercas. Saludos!

Juanma Sincriterio dijo...

Higronauta: Todos los monumentos que se levanten en honor de Valdemar son pocos. Y aunque la colección Gótica sea pelín carilla, no me negará que las ediciones son de lujo... Bloch es un clásico, un poco como Matheson, seguro que no le defrauda.

Ruso: No, no, el link lo verás cuando acabe el borrador (mañana o pasado como mucho), así que no hay que disculpar nada. Si acaso que me explico fatal...

Interesante lo de esos relatillos, no los conocía ni de oídas. ¿Los subirás? ¿porfa?, ¿porfa?, ¿porfa?

Budokan:Un placer. Saludos!

rusoazul dijo...

Paciencia, atento a tu email uno de estos días que te enviaré lo que tenga de H. Ellison nuevo en primicia, cuando esté todo recopilado de varios botines (o sea tesoros escondidos) que estoy esquilmando :-D

Por cieto, sabes que tengo (de nuevo) un c*b***az* que está denunciando a rapidshare para que borren el material?

Más le valdría a la gente dedicarse a crear, dar o compartir, en vez de destruir el trabajo de los demás. Mejor le iría al planeta.

Juanma Sincriterio dijo...

Estaré atento y eternamente agradecido.

¿Otra vez tocandote las narices? Hay que ver lo que se aburre cierta gentuza... En fin, ánimo, y ya sabes que cuentas con todo mi apoyo.

Saludos!

forfy dijo...

Lo del Canal Odio apunta maneras pero no se si hacer que nos descarguemos todos antes de navidades o después.

¿Qué hago muchacho, fastidio el fin de año con odio por doquier, o el año nuevo para empezarlo peor?

Por favor, dadme collejas virtuales para que no se quede en agua de borrajas...

rusoazul dijo...

A mí, desde luego, no me metais en más historias de canales odio o similares.

Por el comentario que hice sobre el programa "cesta y puntos" tengo uno de los camisas azules que participó (y dice que ganó el concurso) y que me está enviando comentarios muy enfadado por el desprecio a la categoría cultural de la emisión.

Menos mal que yo soy un gran defensor y creyente de la libertad de expresión, a la manera que hacían ellos en sus tiempos, y le he censurado los comentarios :-D

Juanma Sincriterio dijo...

Forfy: Hombre, si lo haces antes de navidades va a estar bien, pero si esperas a después puede ser apoteósico, con toda la mala leche que generan esas reuniones familiares... Sea cuando sea, cuenta conmigo. Y ya te iré dando toques para que no dejes pasar ésto, ya...

Ruso azul: A mi no me mires, esto es cosa de forfy y aún no tengo ni idea de qué tiene preparado (aunque me he apuntado porque soy así de inconsciente). ¿Va en serio lo del tipo ese? ¡Qué grande! Aunque ahora me has metido un poco de miedo... ¿Y si pasa por aquí el piraña ese a ajustar cuentas? O peor aún... ¿Y SI VIENE BILL COSBY A ZURRARME?

rusoazul dijo...

Qué si va en serio? Lee(d) y alucina(d):

Comentario 1:
No me ha gustado su comentario sobre CESTA Y PUNTOS. QUEDAMOS CAMPEONES Y ESTUDIAMOS MUCHO ESA ÉPOCA. Supongo que más que ahora.

Comentario 2:
CABALLERO: SEPA QUE CESTA y PUNTOS FUE EL PROGRAMA MÁS SEGUIDO EN TELEVISIÓN ESPAÑOLA POR LA JUVENTUD.
NO COMPARE LA CULTURA DE ESOS JÓVENES CON LA DE LOS ACTUALES. No se parece ni en pintura. NO HAY MÁS QUE MIRAR UN POCO...la de ahora DA BASTANTE PENA ¿ES USTED MIOPE?

Por supuesto, este "tipo" tiene un blog dedicado a ese programa, con un contenido de autobombo deplorable y que da naúseas.

Se ve que le ha jodido que le lleven la contraria, máxime cuando debe de estar ya (como yo) en la antesala de la decrepitud ... :-D

Tú lo tienes muy mal, entre el piraña, el cosby, el dexter, el norman bates y el steve urkel, te van a dar una somanta palos que ya verás. Y, además, probablemente te van a hacer algún tatuaje con cuchillo también.

Por cierto, me puedes confirmar la recepción del email con el material de Ellison? Gracias. Es que a veces Gmail me da sorpresas, sobre todo cuando envío adjuntos.

Anónimo dijo...

Mi blog le da mil vueltas al tuyo.
Cesta y puntos estuvo en antena seis años y lo seguían millones de personas. HASTA TÚ LO VEÍAS EN LA CAJA TONTA DE ENTONCES PARA ESPABILARTE UN POCO.
Oye... NO ESTOY ENFADADO. pero soy tan libre como tú para decir lo que pienso.
DATE UNA VUELTA POR LAS AULAS Y VERÁS EL TOMATE... métete a profesor y te darás cuenta. QUE HABLÁIS DE PICO MUCHA GENTE.

Juanma Sincriterio dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!!!

Gracias por este momento de comedia seguramente inintencionada. No he visto en la vida Cesta y Puntos, o como coño se diga, y no tengo intención de hacerlo jamás. Tampoco de meterme a profe, la verdad. Ni de ver el tomate. Ni siquiera de pasar por tu cojonudísimo blog a molestar, en el caso de que hubieras tenido el valor de firmar con tu nombre. Pero claro, de anónimo es más fácil, supongo...

rafael dijo...

Oye, SINCRITERIO. ES QUE EN EL APELLIDO LO LLEVAS TODO. ¡Ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,
ja,ja!

Anónimo dijo...

En 6º de bachillerato teníamos un uniforme formado por rebeca y pantalón grises, camisa blanca y corbata morada. Tuvimos que pasar una Revalida y luego, el que quiso siguió estudiando Pre-Universitario. El viaje de estudios de 6º lo hicimos a Madrid y Toledo... Y se aprovechó la cosa para acudir al famoso programa de TV "CESTA Y PUNTOS", que presentaba un tal Daniel Vindel, y animar a los colegas en el plató. Me cupo el honor de ser suplente de los suplentes... (uno de los suplentes era un chico llamado Tielas). Perdimos, pero con honra. Don JAIME RIGUAL, que entonces era el director del instituto (luego estuvo el FRADEJAS) subió al autobús de la excursión y nos animó. Recuerdo que en el equipo estaban CALVO, nuestro empollón-pero-apañao, y un chico silencioso, muy blanco, con gafas, que se llamaba JOSÉ Mª SÁNCHEZ CARRIÓN, y tan empollón que estudiaba "vascuence" (que entonces no se llamaba euskera) en sus ratos libres... Pero como era de letras no supo contestar a la pregunta que nos hizo perder: ¿Cual era el símbolo químico del Itrio?... y la palmamos. En internet aparece un José Mª Sánchez Carrión con publicaciones en euskera, posiblemente sea él. (Un primo suyo, que se llama igual, me dice que es catedrático de filología vasca)

rafael dijo...

He encontrado para todos los que estáis interesados en CESTA Y puntos que veo que ya sois muchos unos datos. AHÍ OS VAN:LISTA DE CAMPEONES
COLEGIO SANTO DOMINGO DE ORIHUELA 1966
COLEGIO MARISTAS SAN JOSÉ DE LEÓN 1967
COLEGIO S.JOSÉ CALASANZ P.P.ESCOLAPIOS SANTANDER 1968
COLEGIO SANTA MARÍA MARISTAS DE ORENSE 1969
COLEGIO CENTRO CULTURAL VALLISOLETANO MARISTAS 1970
COLEGIO SAGRADO CORAZON
VITORIA 1971

LISTA DE FINALISTAS (SUBCAMPEONES)

Instituto N.E.M. Fray Luis de León de Salamanca 1966
Escuelas Pías de Logroño 1967
Colegio Diocesano de Avila 1968
Colegio Sdo Corazón Claret Las Palmas 1969
Colegio Maristas San José de León 1970
Instituto N.E.M. Marqués de Santillana de Torrelavega 1971

Anónimo dijo...

El Rey de Corazones
No todo va a ser recibir bofetones de parte de la vida y de los colegas que están a nuestro lado en uno u otro momento, compañeros. De vez en cuando, este tablero de ajedrez en el que apretamos los dientes todos los días se permite el lujazo de encumbrar algún peón en las altas torres de los mass media.

Lo hace de rondón, para que no se note mucho y no nos lo creamos demasiado. Sólo de ciento en viento, pero lo hace. Doy fe.

Ya que está de moda tener la boca más larga que un ferry de la P & O, y siguiendo las proclamas de mi bruja favorita, tengo que poner de manifiesto ante vosotros que una vez ocurrió. Hace un montón de años, el mítico Doc que os escribe y se lamenta en estas páginas fue un “héroe” y salió no sólo en los papeles, sino en la mismísima Televisión.

Corría el principio de la década de los 70. El mayo del 68 y sus secuelas ya empezaban a perderse entre las brumas del olvido, y Televisión Española (la mejor televisión de España) emitía todavía en un monocromático espectro y no estaba sujeta al juego de la competencia de otros canales privados.

Existía un programa de gran audiencia, que salía al aire los sábados por la tarde en prime time. Gozaba el mentado espectáculo de gran predicamento entre la población, entre otras cosas porque no había otro canal que enchufar en la caja tonta. Atendía al nombre de “Cesta y Puntos” y consistía en emparejar a diferentes Colegios de Enseñanza de nuestra geografía, sometiéndolos a diversas y difíciles preguntas y, asignándoles puntuaciones por sus aciertos, averiguar cuál de ellos “ganaba” el partido ante el delirio de sus seguidores (era en riguroso directo) y la frustración de los contrarios.

Seguía el enfrentamiento un remedo de las reglas de un match de baloncesto. Se dividía cada equipo en dos delanteros que intentaban acertar la pregunta de turno en primera instancia, dos defensas que lo ensayaban si fallaba la primera línea, y un solitario pívot que constituía el último reducto ante los fallos propios y un agresor en ciernes presto a rebotear las ignorancias del equipo contrario. No era una división muy exacta de los puestos actuales en el basket (base, escolta, alero, ala-pívot y pívot) pero en aquellos tiempos mandaba el fútbol y su lenguaje.

Si fallabas en tus respuestas, te pitaban personal, y tenías que contestar preguntas adicionales, penalizándose con puntos para el equipo contrario los posibles fallos. Los colegios se lo tomaban muy en serio y hacían prepararse a conciencia a los chavales que acudían a representarlos, para que quedase bien alto el pabellón del centro.

Como el programa era un buen escaparate, había overbooking de escuelas para participar, obligando a una tanda de selecciones previas que había que superar para entrar en el circuito oficial de 32 colegios que se jugaban el campeonato y los regalos consiguientes.

Yo cumplía y cumplo los años en el mes de Diciembre, lo que implicaba que era “el peque” de la clase, y eso te deja dos vías para mantener un status quo en tu grupo: o eres más listo que Dios, o te enrollas con los deportes, … o haces las dos cosas. Me dediqué, pues, a estudiar en condiciones para igualarme con gente mayor que yo, y a zurrarme en la cancha de balonmano para hacerme un hueco. Y tengo que reconocer que me fue bien.

Tanto que, cuando llegué a 5º de Bachiller y posteriormente a 6º (a continuación iban el COU y la Universidad), me enrolaron en el fastuoso Dream Team para ir a Televisión y “hacerlo bien” por supuesto. La imagen, la apariencia era ya (y creo que ahora también) fundamental para el marketing del Colegio.

El primer año que fuimos, conseguimos clasificarnos en la fase previa. Después ganamos el primer partido al campeón del año anterior por los pelos y con un gran trabajo de equipo. Vencimos con mucha comodidad en el segundo, y fuimos “pasados por la piedra” en el tercer partido. Como novato, formé parte del grupo de “reservas” que también tenía que superar una serie de pruebas “extras” (y las hicimos todas, chavales, un lujo: 6 de 6) y sustituir a los titulares que estuviesen cargados de personales. No estuvo nada mal, caímos en cuartos de final y quedamos como los ángeles.

Al curso siguiente, más de lo mismo, pero ya como titular, que uno había crecido y sabía un huevo de todas las materias habidas y por haber. Pasamos nuevamente la fase clasificatoria, y … a jugar en el Top 32 de España. Se me eligió como pívot por ser un tío “equilibrado, capaz de aguantar la presión en solitario, y con la suficiente sangre fría para decidir si ir o no a por rebotes del equipo contrario”, según decían mis informes psicotécnicos colegiales ;-DDD. No, si ya entonces había psicólogos que se equivocaban a mantas, joder. O leían el futuro en los posos del café. Y me dejaron a mí, solito, en la tercera línea de nuestra banda de juego.

Y entonces sucedió … la catástrofe. Creo que este país era bastante machista por aquellos tiempos, y que probablemente lo siga siendo ahora en mayor medida de lo que nos gustaría. Nos tocó enfrentarnos en primera ronda con otro colegio … también de Cartagena … y “de chicas”, mecagüen. Mierda, si nosotros salíamos con las chavalas de ese cole que estaba a menos de trescientos metros del nuestro. Cómo podía ser … tanta mala suerte. Os recuerdo que “in illo tempore” no había centros mixtos todavía ;-))).

Porque, en el fondo del pozo de ese machismo, lo que latía era un tremendo miedo a ser inferior a las tías, porque no se nos educaba para eso, claro. Sería un demérito espantoso caer con estrépito ante las nenas. Nos tirarían al mar, seguro. Seríamos la comidilla de la ciudad. Nadie nos volvería a mirar a la cara. Joder, ¡qué papelón nos esperaba! Imaginaos lo que llegamos a pasar hasta que llegamos a la semana anterior a Navidad, en la que se celebraba “el torneo”.

A esas alturas, yo era ya un veterano que llevaba 5 “muescas” en las cachas de mi revólver, que provenían de otras tantas idas y venidas a Madrid y a Prado del Rey para pelear a cara de perro con otros jovenzuelos como my self. Partimos, pues, un viernes para alojarnos en el Hostal de siempre antes de los partidos. Omitiré su nombre, aunque es muy-muy céntrico, pero es que TVE no se estiraba demasiado en gastos con los muchachos colegiales.

Sábado, día de partido, con aficiones compuestas de personas que se conocían de toda la vida porque venían de una mediana ciudad de provincias y que, a pesar de ese contacto o quizás precisamente por ello, se miraban ahora en silencio y a distancia: tú “eres” de Maristas, yo “soy” de San Miguel. Casi ná. Ni familia, ni amigos, ni narices: blanco o negro.

Y comenzó el juego. Todo muy igualado, con alternativas muy ligeras en el marcador. Los chicos y las chicas habíamos estudiado, y los marcadores eran altos. Y llegó la penúltima pregunta de la primera parte para las nenas. Una pregunta de Religión, cagüentó, se la saben fijo las monjas estas. Y de repente el ominoso silencio, van cayendo las líneas y … no puede ser que no se sepan la orden monástica que fundó San Bruno, joé. A estas, a la vuelta, las capa la monja de turno, … si puede.

Y el que suscribe, con voz seráfica, pero puñeteramente clara … y sonriendo dice un “Cartujos” que hace levantarse de golpe al personal en el macroestudio. Chillido histérico general, los pelos como escarpias, y nos ponemos ligeramente por delante, que un rebote son 0 points para ellas y 5 pa nosotros, más el daño sicológico, el factor cancha y la madre que nos parió. Se me fueron todos los nervios de golpe. Os lo juro, corazones.

Prosiguió la segunda parte, y en la cuarta pregunta volvió a ocurrir. Lo anticipé en el ambiente. Pregunta de Ciencias Naturales … y no se la sabían: era bastante jodidilla. Y tenían un problema: yo sí conocía la respuesta, me acordaba hasta del dibujo del libro y … y se me notaba en la cara. Sí, ese tipo de hojas y en esa disposición se denomina … “Opuestas Decusadas”. Es increíble la serenidad que se puede llegar a tener en determinadas circunstancias.

Y se me encendieron todos los colores del Universo, todas las bombillas de Navidad y todo el orgullo que los demás sentían de conocerme y decirse “colegas” míos en aquel momento de maravillosa gloria. Después, llegarían los abrazos, los parabienes oficiales, los “ya sabíamos que ganaríais”, las declaraciones de caballerosa bonhomía hacia el vencido. Juás, juás …

Nos fue de poco, compañeros. Pasamos de apestados a perfumados en pocos instantes. Y a mí me sacaron en hombros, como a los toreros del siglo pasado. Y durante tres meses lideré la clasificación de jodidos pívots con un par de espléndidos rebotes. Y hasta seguí ligando con las niñas de ese bendito colegio “vencido”, que ya me conocía todo Dios en la zona.

Y el santo varón que tenía por padre me hizo, la emotiva foto en blanco y negro, hecha desde la mesa del antiguo comedor de mi casa familiar a la puta Tele en blanco y negro que disfrutábamos en aquel entonces.

No existían, vídeos, ni deuvedés, ni pantallas de plasma ni hostias. Sólo un padre con paciencia y humanidad, tremendamente orgulloso de la jeta de su hijo que parecía saludarlo sonriente, esta vez sin barba, claro, desde la mehó televisión d’Ehhhpaña.

Y yo, el Doc, ese día … ese día era el Rey de Corazones. Snif.

¿Sabéis?

RAFAEL dijo...

PARA EL REY DE CORAZONES

Te mando el artículo de "El MUNDO"
en recuerdo del presentador del programa.

"Hoy sería inimaginable un programa de televisión como Cesta y puntos. Es posible que en sus inicios, mediada la década de los sesenta, tardara en concitar lo que ahora es condición esencial desde el principio: una audiencia masiva.Tan impensable es hoy un programa así, que no hay, en efecto, ninguno que se le parezca, pero tampoco ninguno que, como el que fabricó cada semana Daniel Vindel, incida con tan divertida y positiva transcendencia sobre el ánimo de los escolares. Es más; la televisión de hoy no se dirige en modo alguno a los escolares, sino, con preferencia, a los analfabetos de todas las edades.El estilo de Daniel Vindel, que falleció el sábado en Madrid a los 64 años como consecuencia de una trombosis pulmonar que le sobrevino de forma repentina cuando veía la televisión, era algo anacrónico incluso para los años sesenta, pero eso no fue obstáculo para que su Cesta y puntos se convirtiera no sólo en un clásico de la televisión, sino en un novedoso género didáctico.
Muchos profesores de Enseñanza Media, aburridos del aburrimiento de sus alumnos, adoptaron la fórmula del programa, que introducía en la esfera del saber el ritmo frenético y convulso del baloncesto. «Instruir deleitando», tal fue el principio que, promovido por Vindel desde la televisión, ayudó a desasnar a oleadas de bachilleres españoles.
En 1965 obtuvo el premio nacional de radio y televisión por su trabajo en La olimpiada del saber y en Cesta y puntos. Asociado por imperativos del éxito a este último programa televisivo, Daniel Vindel no logró el mismo predicamento con otros espacios: Subasta de triunfos, Torneo, Juegos sin fronteras...
En realidad, todos esperábamos el retorno de ese dream team de cultura general con que nos obsequió la televisión en blanco y negro, pero el fin de los días de su autor ha llegado antes que el buen sentido al cerebro de los programadores. Sin embargo, no cabe hablar de «tiempo muerto» cuando su trabajo habita tan e indeleble, en nuestra memoria.
Los restos mortales de Daniel Vindel se trasladarán hoy desde el tanatorio de la M-30 al cementerio de El Pardo, donde serán inhumados.
Daniel Vindel falleció el sábado en Madrid a la edad de 64 años.

Juanma Sincriterio dijo...

Repámpanos! La Invasión de los Ultracuerpos ha comenzado en mi blog!!! ¿O será la de los Tomates Asesinos? Interesante cuestión...

Anónimo dijo...

Rey de corazones.Eras un genio rebotando preguntas en la pantalla. Pasaste a la historia y tu artículo en el Rincón de Sincriterio merece un premio homenaje.
Sólo tengo un recuerdo de tu concurso. Ahí va.

CESTA Y PUNTOS
En los años 60 triunfaba este concurso juvenil presentado por Daniel Vindel. Más o menos basado en la mecánica de un partido de baloncesto, el programa - que había mostrado su eficacia en la radio - tuvo una larga trayectoria en TVE, pero no pudo sobrevivir a la revolución educativa de la "Ley Villar" que transformó profundamente el bachillerato de entonces. Y cabe recordar que todos los cuestionarios de preguntas se fundaban en textos de aquel renovado bachillerato tradicional. "Cesta y Puntos" se mantuvo en antena hasta 1971, y más tarde su presentador Daniel Vindel correría al cargo de otro programa, "Camino del Record" concurso escolar de tipo deportivo.

Este espacio fue un éxito en TVE, cientos de colegios se dieron cita para competir el uno contra el otro.

Anónimo dijo...

En la década de los sesenta ¿Quién no recuerda aquellas tensas tardes pasadas ante el televisor viendo el programa más popular de aquellos años, "Cesta y Puntos"?. ¿0 aquella pasión que recorría a los cientos de personas que contemplábamos los partidos de baloncesto, voley-ball y balonmano? ¿0 aquellos llenazos del salón de actos en obras de teatro como "Qué pena ese mal ajeno que tanto bien nos hace" o "Tres sombreros de copa"? ¿0 aquella ilusión con que se hacía "Marqués de Santillana", una revista fresca y joven donde muchos veíamos satisfechas nuestras inquietudes culturales?

Así que nuestros héroes de aquella época no solamente eran "El Cordobés" o "The Beatles", Amancio o Elvis Presley, Manolo Santana o Marisol, también lo eran Demetrio Cascón, Tomás López, Rodrigo Gil, Carmelo Oria, José Luis Martín de Jorge, Emilia Fuentevilla, Adolfo Torralbo, Quinichi, Juan Pérez Abascal, José Díaz, los hermanos Barquín, Vicente Caballero, Reyero, Lantarón, Mercedes, López Vélez, Mabel Fernández, Teresa Hernando, Juan José Crespo, Antonio Montesino, David y Jesús Muñoz, Luis Castillo, Enrique Campuzano, Heliodoro Abia, Pedro y Miguel Ángel Lázaro, Luis Alberto Salcines, Soledad Domingo, Mª José Carpena, Cárcaba, Vaquero, Varela y tantos y tantos otros profesores y alumnos que hicieron posible que el instituto "Marqués de Santillana" fuera un foco de florecimiento deportivo y cultural no sólo a nivel local, sino también provincial sin precedentes en su historia, si exceptuamos los años centrales de la década de los cincuenta. No puede comprenderse este fenómeno sin el trabajo y el esfuerzo desinteresado de todos los citados anteriormente y de otros muchos que trabajaron anónimamente. A todos ellos vaya un pequeño homenaje a través de estas líneas.

Anónimo dijo...

De Cesta y Puntos me acuerdo perfectamente; y comparo lo que sabíamos antes los que estudiamos Bachillerato Elemental y Bachillerato Superior (posteriormente, esto pasó a llamarse EGB y BUP), y lo poco que saben hoy en día los alumnos (salvo excepciones, claro está .
Había dos delanteros, dos defensas y un pívot por equipo. El pívot podía ir al rebote (constestar una pregunta que no sabía el equipo contrario). Después de cada acierto salía la imagen de un balón encestando en una canasta de baloncesto. El presentador era Daniel Vindel, magnífico, como también la que hacía las preguntas (no recuerdo cómo se llamaba).
Creo que luego ponían los Monkees (una serie de humor con el grupo musical) y Viaje al Fondo del Mar, que es una de mis series favoritas.

Anónimo dijo...

TENGO UN DVD DE UN PARTIDO QUE ECHARON EN LA TELE DIGITAL Y LO GRABÉ. SI LO QUIERES TE LO ENVÍO