15.1.10

Aprendiendo a leer con Doctor Who (I)


Uno de los temas de conversación recurrentes cada vez que servidor se encuentra con ese ente conocido en nuestro plano como Higronauta (a quien, vaya por delante, va dedicado este post de resurrección) es Doctor Who. Más concretamente: ¿Por qué coño funciona tan bien esta serie? ¿Cuál es el secreto? No logramos ponernos de acuerdo. Tal vez (espero y deseo) este Doctor Who Bloggers day arroje algo de luz sobre dicho misterio, tal vez no, el caso es que servidor iba teniendo mono de escribir chorradicas por estos lares, y qué mejor excusa para convertir este blog muerto en un blog zombi que aunar en un post dos de mis vicios más oscuros: Doctor Who y la literatura.

Imagino que debe ser complicado escribir una serie sobre un señor que viaja por el tiempo y evitar la tentación de salpicar los episodios ambientados en el pasado con personajes históricos ilustres, todo parecen ser ventajas (salvo el hecho de que es un recurso demasiado fácil...), y los de Doctor Who no iban a ser la excepción. Pero no deja de ser revelador que el primer personaje de este tipo con el que se cruza el Doctor en su actual etapa sea un escritor. Y esto ocurre prácticamente al principio, en el tercer episodio, con Cristopher Ecclestone empezando a cogerle el tranquillo al personaje y Rose Tyler como acompañante. Es un episodio importante, aunque la serie aún no ha acabado de coger el tono se va acercando a pasos agigantados, y aparece por primera vez Cardiff, un pueblo que será de gran importancia más adelante. Y aparece Charles Dickens.

Es difícil evitar la tentación, pero es que a veces es mejor no hacerlo, y en ese sentido este episocio (The Unquiet Dead, por cierto) define perfectamente la actitud con que Rusell T. Davies enfocó la serie en su recién finalizada etapa: Si vas a hacerlo hazlo a lo grande, y donde no lleguen los efectos especiales llegará el sense of wonder. Y si tienes que sacar a Dickens en un capítulo, lo ambientas en navidad. Luego le subes a un escenario a que explique una de sus historias más míticas (el inmortal cuento de navidad de Mr. Scrooge), y para terminar haces que la historia sea de fantasmas. Con un par.

Todo el capítulo está montado alrededor de la obra de Dickens, algo que será una constante en los tres episodios con escritor famoso de estrella invitada. Desde ese Dickens casi al final de su vida, desencantado y amargado cual Scrooge que durante el capítulo recibirá la visita de tres fantasmas (el del pasado, esa fan-zombi-poseída que interrumpe su relato, el del presente, el ser fantasmal de otra dimensión que pretende invadir el mundo, y el del futuro, ese señor tan raro que viene del futuro con su amiga en una caja azul) que le harán recuperar la alegría de vivir, hasta las menciones explícitas a su obra ("Ese cuento suyo de fantasmas, el de los trenes, es el mejor cuento que jamás se ha escrito"), incluso referencias más oscuras : "Mate a la pequeña Nell" le suelta el Doctor a Dickens en un momento dado. La mayoría de obras de Dickens se publicaron en forma de folletín por entregas, eran literatura eminentemente popular, y el autor era un maestro de lo que hoy conocemos como cliffhanger. Tenía multitud de lectores fanáticos a ambos lados del océano. Tan fanáticos que sus lectores americanos acudían en manadas al puerto a recibir al barco que traía una nueva entrega de sus novelas. "¿Ha muerto la pequeña Nell?", preguntaban a gritos al barco según se acercaba durante la publicación de La vieja tienda de antigüedades...

Pese a lo dicho antes sobre un momento en que la serie aún está buscando su punto, hay tanto amor en la realización de este capítulo...

No sería hasta la tercera temporada, ya con David Tennant derrochando carisma y vitalidad, que el Doctor volvería a encontrarse con un escritor. Sería en The Shakespeare code (segundo episodio de la tercera temporada), otra vez el primer viaje al pasado de la nueva acompañante del doctor, la vivaracha Martha Jones.

¿Shakespeare? Bueno, si vas a hacerlo...

No es solo que el capítulo comience con un Romeo tocándo una serenata a una Julieta que en un momento saltará de obra para convertirse en una de las tres brujas de Macbeth para anunciar mirando a cámara que ella y sus dos madres (ocupadas en comerse a Romeo) están completamente decididas a destruír (¿quién quiere conquistar si puedes arrasar?) la tierra, ni que el argumento gire alrededor de una de las obras perdidas de Shakespeare (se sabe que escribió dicha obra, pero no se conserva ninguna copia), ni siquiera que éste hable de su hijo muerto Hamnett y diga "To be or not to be" en un momento dado. Ni siquiera que hagan un par de chistes sobre J. K. Rowling. Aquí el homenaje, la carta de amor, casi, va un paso más allá, y va dirigido a la misma esencia de la literatura. A la estructura y a las palabras, al meollo de la cuestión. 14 son los versos de que consta un soneto, y 14 es el número clave para resolver el problema en el capítulo. 14 y palabras, porque las "Palabras mágicas de la excitada mente del dramaturgo" son lo que necesitan las brujas para cumplir con su plan, "El sonido adecuado, la forma correcta, el ritmo perfecto, palabras que perduran para siempre", le dice el Doctor al autor. Un soneto salva al mundo. Los guionistas de Doctor Who aman la literatura.

El post está quedando eterno, así que de momento lo dejaremos aquí. Esta tarde, salvo imprevistos, la segunda. Mientras tanto, si no lo han hecho ya, no dejen de disfrutar de este Doctor Who day que nos hemos montado porque sí leyendo:

Además, en algún momento de esta semana aparecerá el episodio dedicado a Torchwood de Llámame Romario.


ACTUALIZACIÓN: Segunda parte del post subida, pinche aquí si ha conseguido leer hasta este punto.

9 comentarios:

Alex dijo...

Personalmente me gustan mucho estos episodios "históricos" en los que enlazan con artistas conocidos (este caso escritores).

Espero con ansia la segunda parte ;).

PD: No es un escritor, pero en unas de las primeras imágenes que se han filtrado de la 5º temporada se puede ver a Van Gogh (¿veremos cortes de orejas?).

Noa dijo...

A mis los puntos históricos de las serie, me entusiasman, la verdad.
Me he quedado con ganas de la 2ª parte ;)

Eldemo dijo...

El capítulo de Dickens (el único que he visto de momento) es de mis preferidos.
Muy buena la entrada, a la espera de la segunda parte también ;)

Juanma Sincriterio dijo...

Alex y Noa : A mi me encantan, sobre todo el hecho de que todos los capis estén tan ligados a la historia real de los personajes, es un trabajo de encaje cojonudo. Pudiendo haber quedado como un simple anzuelo para atraer público con la excusa de los personajes históricos famosos, estos capis son ejemplos perfectos de lo que es esta etapa de la serie, creo yo.

Me apuesto el bazo a que veremos cortes de oreja, y a que de alguna manera el Doctor será el responsable/provocador de ello...

Eldemo: Leñes, espero no haberme pasado con los spoilers, pero creo que en esta ocasión era imposible evitarlos.

doneval dijo...

Espero ansiosa la siguiente entrega, el capítulo que aún queda con autor famoso es uno de mis favoritos!!

Juanma Sincriterio dijo...

También de los míos! Ahorita mismo me pongo :)

Higronauta dijo...

El Doctor es TAN GRANDE, que ha conseguido propiciar su vuelta y todo, fíjese. Y vaya vuelta, oiga.

Y parafraseando una de las últimas líneas de la décima encarnación, "Maese Sincriterio, it's my honor"

MFAL dijo...

Magnífica entrada, me gusta mucho Doctor Who y estoy en la tercera temporada ahora mismo, por lo que la próxima entrada no creo que pueda leerla; ya que en lo posible no quiero saber nada por adelantado.

Grandes detalles has incluido, sigo por aquí leyendo a ver qué cuentas. Un saludo.

Juanma Sincriterio dijo...

Higronauta: Si hay alguien que podía conseguirlo... Me alegro de que le haya gustado, ya lo discutiremos en profundidad un día de estos.

MFAL: Muchas gracias. Hace bien, he procurado no pasarme con los spoilers, pero en una entrada de estas características es imposible evitarlos del todo...