29.6.06

Richard Matheson

La vida se compone básicamente de incertidumbres y sorpresas, pero afortunadamente hay algunas cosas en las que puedes confiar. Como que por el día hay más luz que por la noche. O que si lees el primer párrafo de cualquier cuento de Richard Matheson no pararás hasta haberlo terminado. Es una garantía.

Recuerdo perfectamente la primera vez que supe de la existencia de Matheson (puede que sea el único caso en que recuerdo mi primer contacto con algún escritor). Hace 10 o 12 años, chafardeando en la pila de libros saldados de alguna tienda, me topé con un libro bastante grande, con la tapa negra y letras doradas. Una antología de varios autores, "El gran libro del terror". Como en la portada aparecían algunos nombres que me sonaban (Stephen King, Lovecraft, Clive Barker, Faulkner, Bradbury...) y estaba muuuy barata (un par de euros de la época) me lo compré. Y uno de los cuentos que más me impactó, el más corto de la antología, era de Matheson. "Nacido de hombre y mujer", un par de páginas absolutamente demoledoras.

Más tarde descubrí que Matheson fue uno de los artífices de The twilight Zone, y disfruté Soy leyenda,una novela que sobrevivió a una adaptación al cine protagonizada por Charlton Heston, y que están volviendo a adaptar, esta vez con Will Smith de prota, El increíble hombre menguante, también adaptada al cine, y también vuelta a adaptar, esta vez por los insufribles hermanos Wayans (los de Scary Movie. ¿Sería posible romperles las piernas antes de que destrocen esta novela?), y varios relatos más.

Por eso, este Pesadilla a 20000 pies se me antoja una caja de bombones. Un montón de relatos de los que enganchan desde la primera línea, más que de terror de tensión, a cargo de un escritor que conocía perfectamente la psique humana. Matheson sabía (sabe) que la capa de civilización que recubre a la especie humana es mucho más fina de lo que creemos, y que sacar a relucir la bestia que llevamos dentro es más fácil de lo que parece. La mayoría de los relatos aquí incluídos retratan personajes en el momento en que la presión les supera. Ya sea porque ven algo que los demás no ven y acaban enloqueciendo, porque cruzan la barrera que separa la aficción de la obsesión o porque se dan de bruces con la realidad y son incapaces de asumirlo.

Sí, hay cuentos sobre casas encantadas, y sobre brujas y vampiros, pero en el fondo siempre está ese protagonista que no puede soportar el estrés y se rompe.

16 comentarios:

Javier Esteban Gayo dijo...

Soy leyenda tiene el giro argumental que más me ha impactado en una novela nunca. Y eso que es sólo una frase, en una trama secudaria, en una anécdota a mitad del libro... Me tengo que enganchar esta antología, gracias por la recomnedación :) (y cómo se lo curra Valdemar, ya que estamos!)

Juanma Sincriterio dijo...

Soy leyenda debería ser de lectura obligada. Igual que esta antología es obligatoria para todo el que haya disfrutado de The Twilight Zone. Varios de los cuentos los usaron para la serie.

Y a los de Valdemar es para invitarles a cenar, desde luego... Para invitarles varias veces.

Raquel dijo...

Un monumento, se merecen un monumento. Acaban de sacar Danza Macabra, de Stephen King. ¿Se puede pedir más?

Juanma Sincriterio dijo...

Solamente que sigan durante mucho tiempo.

Porque además de lo que sacan está el cómo lo sacan, el mimo que ponen en cada libro... Me encantan los libros de Valdemar, sus portadas... Todo.

Felideus dijo...

Me encanta Matheson, se me había olvidado esta antología... no sé si agradecerte el recordatorio Juanma, Valdemar es mi ruina :p

Juanma Sincriterio dijo...

Valdemar es la ruina de más de uno, creo yo... ;)

Javier Esteban Gayo dijo...

Deberíamos hacer una expedición en plan persa sobre Opar... Dejadme a mí a los espartanos, que para algo soy ninja :p

Juanma Sincriterio dijo...

¿Espartanos? ¿Ninjas? Lo siento, caballero, pero creo que se equivoca de sitio.



(Ya queda menos para el cómic... :P)

Javier Esteban Gayo dijo...

No hombre, me refería a Opar, la librería de Valdemar en Madrid. Tengo que volver, a ver si esta vez no me arrebatan el Diccionario del Diablo de Bierce en mis narices... ni me compro un libro de Panero que no tenga ya (estúpida poesía de lectura rápida ¬¬)

Juanma Sincriterio dijo...

Eh... ¿Tienen una librería? (egke Madrid me pilla un poquito apartado...) ¡Pues cuenta conmigo para el asalto!

¿¡¿¡Dejaste que te quitaran el Diccionario del Diablo!?!?

Eso clama al cielo...

Felideus dijo...

¡Asalto a Opar! ¡Cuenta con mi hacha!

Javier Esteban Gayo dijo...

Dios, con lo de Opar se me acaba de ocurrir un chiste muy, muy malo... maldito El Koala!!

Juanma Sincriterio dijo...

Bien, mi equipo de batalla (pinturas de guerra, machete y lanza) está listo, y, como parece que ya tenemos himno de combate y todo... Decid día y hora. Opar, váis a flipar...

Javier Esteban Gayo dijo...

Espera que me acuerde cómo se iba que la última vez hace casi un año... :p

Doc Moriarty dijo...

A los de Valdemar les debemos haber invitado a cenar más de dos y tres veces con los precios que clavan. aún y así, hay que reconocer que miman sus ediciones.


Sobre Richard Matheson, poco más a añadir, uno de los mejores cuentacuentos del siglo XX, no valorado en su justa medida. La recopilación es fenonemal (la niña caníbal da auténtico miedo), y nos remite al Matheson de La Dimensió Desconeguda.

Soy leyenda es una de las mejores novelas que he leído nunca.
Y recordar por último que el guión de El diablo sobre ruedas es suyo.

Juanma Sincriterio dijo...

Sacto, basado en un cuento del mismo Matheson casualmente reeditado e incluído en la edición que hizo hace poco La Factoría de ideas de "El increíble hombre mengüante", su otra obra maestra.