3.1.07

Unos tebeíllos

Hace años, uno cuantos ya, yo era un marvel-zombie del montón, subsección mutantes. Seguía tooodas las series derivadas de los x-men con pasión. Eran los tiempos de Claremont en la patrulla X, de Peter David en X-factor, de Larry Hama en Lobezno y de Alan Davis en Excalibur. Eran la base de mi dieta comiquera. Y entonces pasaron cosas. Echaron a todos estos autores de sus series para substituírlos por tipos sin ninguna idea de cómo explicar una historia y cuya capacidad para tener una idea propia estaba seriamente limitada, junto a unos dibujantes cuya idea del arte era "unos tios y tias cachas poniendo posturitas molonas" Y el resultado fue el desencanto. Dejé de comprar estas series, y por extensión me negué a comprar series mensuales. Ni nuevas ni antiguas. Me limité a ir recuperando tomos recopilatorios de clásicos que sabía que no iban a decepcionarme (tipo La cosa del pantano).

Este desencanto coincidió, más o menos, con la primera publicación de los títulos de la línea Vertigo en España, así que me los perdí en su día. Pero ocurrió que, poco a poco, el gusanillo de los tebeos fue volviendo durante el pasado año. Y la reedición de la línea Vertigo tuvo muucha culpa de ello.

Sobre todo la de esta colección: Transmetropolitan, tal vez mi cómic favorito de la actualidad junto a Predicador. Ciencia ficción de alto voltaje, mucho más interesante que la mayoría de libros de cf que se publican en la actualidad, dibujada de manera obsesivamente detallista por Darick Robertson, que visto lo visto es un crack. El protagonista, el calvo de el dibujo de la derecha, es Spider Jerusalem, un periodista pirado, radicalmente independiente, empeñado en mostrar al mundo toda la basura que les rodea. Un tipo aparentemente depravado pero con compromiso total con la verdad, con hacer conocer la verdad: Los tejemanejes de los gobernantes, las religiones manipuladoras, los abusos de autoridad, el control y la manipulación de la información... Un periodista follonero, en la mejor tradición gonzo de Hunter S. Thompson y compañía, un tipo con carisma, y unas historias, ya lo he dicho, de ciencia ficción en el mejor sentido de la palabra: En el sentido de crear un espejo deformante de nuestra propia realidad y usarlo para sacar a la luz, explorar e incluso burlarse de nuestro mundo, nuestros problemas. Justo el tipo de ciencia ficción que más atrae a vuestro seguro servidor, y que cada vez cuesta más encontrar en los libros actuales.

Y que, qué cosas, parece que cada vez abunda más en el mundo del tebeo, como demuestra Y, el último hombre, otra serie que sigo con muchas ganas.

Esta colección tiene uno de los mejores primeros números que recuerdo: A modo de cuenta atrás se nos cuenta la última media hora antes del punto de partida de la historia. Fragmentos casuales, inconexos (una charla telefónica del prota con su novia, una patrulla policial en Cisjordania, una congresista que se dirige a una reunión...), escenas de un par de páginas que se van acercando al momento clave. Los títulos de cada escena marcan la cuenta atrás: "hace 29 minutos", "hace 8 minutos"... Hasta el final: "Ahora", momento en que todos los especímenes macho de todas las especies animales, especie humana incluída, del mundo mueren simultáneamente. Excepto el protagonista, Yorik, y su mono. Un comienzo apocalíptico para una historia que no deja de crecer número a número. ¿Por qué han muerto todos los hombres? ¿Y por qué ha sobrevivido Yorik? y más importante aún: ¿Qué seria del mundo tras un desastre de tal magnitud? ¿Como se las apañarían las supervivientes para seguir adelante? Sin estridencias, sin tonterias ni flipadas sin sentido, con especial cuidado en la caracterización de los (casi sería más conveniente decir "las") personajes y haciendo gala de una gran inteligencia, el guionista Brian K. Vaughan crea una historia clásica de futuro apocalíptico. Que, al igual que Ellis en el caso anterior, aunque de manera más sosegada y menos salvaje que aquél, aprovecha para examinar ideas y comportamientos de la más absoluta actualidad. Y habla de gente diferente a los demás, de luchas por el poder y de intransigencia.

Tal vez sería conveniente que mucha de la gente que dice que la cf está en crisis, que ya no se hacen buenas historias futuristas, junto a esa otra gente que opina que los tebeos son solo para críos, se acercara a estas colecciones. Se iban a llevar una sorpresa gorda, gorda.

9 comentarios:

el foliot rojo dijo...

Uau. Vaya como suena ese "Y el último hombre". Mi problema es que no me puedo pifiar a comprar una serie, ya era lo que me faltaba... Tendré que esperar a que se publique todo junto en un tomo o algo así. Ojalá... Porque suena muy bien.

Javier Esteban dijo...

Compeltamente de acuerdo.

La verdad es que yo empecé a leer ciencia ficción "en serio" pasada la veintena y atraído por un montón de obras como Transmetropolitan, Ghost In The Shell... Fanhunter (ejem)...

Pero bueno, es lo que hay, los prejuicios son muy cómodos para mucha gente.

Juanma Sincriterio dijo...

Foliot, ese "Y, el último hombre" es una delicia. Creo que la serie completa son unos 60 números, y aquí se esta publicando un número doble cada mes (tres eurillos y medio al mes no son para tanto, ¿no?). No creo que la puedan sacar en un megatomo, pero sí tengo controlados un par de tomos, que recopilan cuatro o cinco números, un arco completo en cada uno, a un precio bastante razonable (diez o doce euros). Se titulan "El anillo de la verdad" (la portada es la que he usado en el post) y "Chica con chica".

Javier: Los prejuicios son una manera muy barata de saberlo todo sin tener que pensar en nada. Y es una pena, pero ellos se lo pierden.
He dicho ;)

Sr.Servilleto dijo...

Te has leido Transmetropolitan entera? Yo la deje cuando empezo en serio a meterse en política... Me parecio un poco pelmazo la manera de tratar el tema.

Felideus dijo...

No he leído Transmetropolitan, pero por lo que cuentas, Juanma, suena muy bien. ¿El primer número es encontrable o ya va muy avanzada la cosa?
Por cierto, no sé si lo habrás leído ya, pero te recomiendo encarecidamente "Agujero negro" de Charles Burns. Es un tomo único, y uno de los mejores cómics que he leído en el 2006

Juanma Sincriterio dijo...

Sr. Servilleto, voy siguiendo la reedición, no la he leído completa. Bueno, ya veremos como evoluciona, pero por ahora me está encantando. Si acaso podemos comentarlo cuando llegue el momento ;)

Felideus: No deberías tener problemas, porque solo llevan cuatro números de la reedición. Y "Agujero negro", que lo tenía en la lista de futuribles, pasa directamente al primer puesto de futuras compras.
Gracias por la recomendación!

kuroi yume dijo...

"Transmetropolitan" estaba ya entre mis favoritas, así que me apunto raudo y feliz "Y".

Nos leemos!

el foliot rojo dijo...

Juanma, lo de no ponerme a comprar la serie no era por el dinero, sino por el engorro de comprar uno cada mes, esperar a que salga... Prefiero leerlo todo del tirón.
"Agujero negro", como te dice Felideus, es tremendo (durísimo como una patada en el estómago...).Me encantó.

Juanma Sincriterio dijo...

Yume: ¡Ya contarás qué te parece! Por cierto, al guionista de "Y" acaban de contratarle para escribir Perdidos. ¡A ver si es capaz de atar todos los cabos sueltos que van quedando!

Foliot: No, si tienes razón: Es un coñazo esperar un mes entre número y número. Pero bueno, nací un poco masoquista, así que...

Y definitivamente, "agujero negro" será mi primera compra después de reyes.