2.4.07

Echo de menos The Gentle art of writting enemies

PorqueThe Gentle art... era un sitio en el que podía colgar esto:

"La innovación, en la ciencia ficción de los años cincuenta, se consideraba generalmente como sinónimo de una avanzada extrapolación de la teoría científica ortodoxa, o la extensión de los fenómenos sociales contemporáneos. Ésta es la causa por la que las historias que incluían antigravedad y antimateria eran aclamadas por sus osados conceptos, y las ficticias construcciones de futuras sociedades gobernadas por agencias de publicidad o compañías de seguros parecían ser el colmo de la pericia especulativa.

Muy significativo fue el hecho de que Fred (Brown) volviera la espalda a esa tendencia. Individualista como era, escribió Por sendas estrelladas.

Fue uno de sus mejores (y más atrevidos) libros.

Hoy ha surgido toda una generación de escritores jóvenes para explicar cómo es, o por lo menos cómo creen que es. Su ficción especulativa está poblada de jóvenes y airados personajes que se rebelan contra todo lo establecido, drogadictos y alcohólicos que expresan libremente una gran profundidad filosófica con palabras de cuatro letras. Uno no pone necesariamente en duda la sinceridad o dedicación de tales escritores. Pero la verdad desnuda es que no son tan valerosos como afirman ellos mismos. Hoy se limitan a reflejar en letra escrita las conversaciones y actitudes que ya salieron a la superficie entre los jovenes militantes y la gente de la calle hace una década. Más que formular un futuro basado en sus propias capacidades imaginativas, su obra es un eco de la realidad pasada"

Robert Bloch en Un estudio sobre Brown, introdución de la antología Lo mejor de Fredric Brown.

Podía colgar esto, decía, y sentarme a ver cómo en los comentarios se organizaba una gran bronca. Ah, fueron buenos tiempos...

10 comentarios:

Felideus dijo...

Bueno, siempre se puede montar una bronca aquí mismo :p

Lo cierto es que el Gentle se fue muriendo solo cuando dejamos de actualizarlo... bueno, eso y cuando hace relativamente poco lo borré por accidente al renovar mi lista de blogs; no te incluí en la lista de destinatarios de la catástrofe porque no tengo tu mail, o bien lo he extraviado (si quieres puedes enviarme un mail y así lo guardo)

De todos modos, como decía mi bisabuela (una mujer muy sabia que vivió más de cien años): bien está lo que bien acaba.

Lucía dijo...

No tengo ni idea de que va esta entrada, no conozco a ese autor ni sé que era The Gentle Art ...
Pero como no soy capaz de hacer llorar a Superman ... un saludo.

Juanma Sincriterio dijo...

Felideus: Jejeje, por supuesto, en este rincón siempre tengo la lanza a mano, por lo que pueda pasar :D

No se qué pasaría, pero lo cierto es que el jodío blogger no me dejaba actualizarlo (lo intente varias veces y nada) al final.

Pero bueno, tu bisabuela tenía razón. Y aquello acabó bien.

En un ratito te escribo.

Lucía:Pido perdón por esta entrada un poco incomprensible. The Gentle art of writting enemies fue un blog colectivo, que hacían entre ocho o nueve jovenes escritores (entre ellos el aquí presente Felideus, que es un crack, y si no me crees visita su blog de relatos) que tuvieron el detallazo de invitarme a colaborar. Montabamos unas broncas muy extrañas y divertidas, aunque quizás un poco "para iniciados" en el fantástico y la cf.

Y al autor, Fredric Brown, le conocerás esta tarde o mañana si pasas por aquí. Robert Bloch es el hombre que escribió la novela en la que Hitchcock se basó para hacer Psicosis.

Perdona por el rollo, y gracias. Superman te lo agradecerá siempre :)

Saludos!

Javier Esteban dijo...

¿Eso de Bloch es un hachazo a la new wave?

No sé, pero viviendo (y escribiendo cifi) en un país en el que no hubo ni new wave, ni new thing ni new kids on the block, como que me falta perspectiva para ponerme beligerante, tú ya sabes :p

- YOGUR - dijo...

Bronca?
Bronca?
Quién va ganando?
Me uno a los ganadores!!! (Pero cuando ganen fijo no vaya a ser que me ostien y todo. Nunca dije que fuese un Yogur valiente, solo que estaba Caducado :D)

Saludos desde la nevera ;P

El Mono dijo...

En la cifi nacional, Javi, han existido multiples movimientos literarios, como por ejemplo.... y...espera que piense... también....eh...no sé....ejem. ¿Qué decías de la perspectiva? :-)

Juanma Sincriterio dijo...

Yogur: Tranquilo, hombre, que nadie te va a hostiar. Esta gente son más de martillos y katannas. De todas formas, ganaremos nosotros, los villanos. Siempre lo hacemos, al final. Mwuahahahah!!

Javier y Mono: Pero vamos a ver, señores. ¿Cómo que en la cifi nacional nunca ha habido ningún movimiento digno de mención? ¿Es que voy a tener que recordaros que la celebérrima Saga de los Aznar ganó en su día el premio a la mejor serie de ciencia ficción europea de todos los tiempos? (Vale, el rival era una serie filonazi, ¡Pero no me neguéis que tiene su mérito!) ¿O cuando todos los aspirantes a escritores imitaban a Cortazar? ¿O cuando imitaban a Lovecraft? Por no hablar de que tenemos, muy probablemente, a los dos o tres escritores de fan-fiction más sobrevalorados de la historia, pero eso ya sería otro tema...

Nota para no iniciados en ciencia ficción hispana: Lo de la saga de los Aznar no es coña. Realmente existe y realmente ganó ese premio. Y no tiene nada que ver con el presunto ser humano que se dedicaba a la política.

Javier Esteban dijo...

Venga va... aceptamos "endogamia" como corriente literaria.

José Ramón Vázquez dijo...

Las corrientes literarias son para los mediocres que necesitan un lugar donde esconderse y tratar de ocultar que jamás podrán innovar...
¿No queríais bronca? :p

Javier Esteban dijo...

Las corrientes son la suma de inquietudes de muy divrsas sensibilidades que en un determinado momento cristalizan en un tono, una temática o incluso un estilo similar. Y precisamente lo que estamos diciendo no es que la cifi española tenga que seguir corriente, sino que no ha parido ninguna autóctona (salvo contadas excepciones, como Aguilera y pocos más.)